Contacta (+34) 622 045 404

Estudio de desarrollo front-end, maquetación web, diseño y programación WordPress freelance.

Fundado por Alberto Fortes, diseñador y maquetador web HTML5 responsive design, front-end developer JavaScript y programador WordPress freelance a medida desde 2006.

Especializados en outsourcing con importantes clientes finales.

Antropología y web…

1 Agosto, 2007

En los últimos años me he mudado demasiado de piso y ciudad, y necesito un poco de estabilidad. Cuando llegué a Granada fue para estudiar antropología o sociología, acababa de dejar el doctorado en filosofía por dos motivos: uno religioso, los cabrones del Opus ganaron las elecciones del Departamento y se cargaron a todos los becarios del área de lógica y filosofía de la ciencia, a mi director de tesis, Pascual Martínez Freire, Catedrático de Lógica le pegaron la patada de su sillón de director del Dpto. Se acabó el dinero para las ciencias cognitivas, sólo se destinaría a chorradas aristotélico tomistas y cuentos chinos similares. Además yo era un apostata reconocido.
La otra razón es que no creo que la labor de la filosofía hoy en día sea más que la de mera auxiliar, en ese sentido lógicos, filósofos de la mente y de la ciencia tienen mucho que aportar a la labor científica con sus ideas y su visión holísitica, pero jeroglíficos ininteligibles al estilo Heidegger, Foucault, Derrida, etc, me parecen pérdidas de tiempo. A mí me lo parecen, pura doxa.
Vistas así las cosas, no tenía mucho que hacer en esta materia, y me alegro de haberla abandonado a tiempo.
Han pasado bastantes años, y ahora rozo la treintena, trabajo feliz en mi pequeño estudio y mi trabajo me apasiona, creo que soy feliz, pero tampoco es para tanto, salvo un par de veces, siempre lo he sido.
Y aunque mi trabajo me hace pensar, y ser constantemente creativo y solucionar problemas lógico-prácticos de contínuo, creo que me vendría bien perder un poco de mi tiempo en cosas menos pragmáticas y más bonitas. En aquella ocasión opté por la sociología, y me defraudó bastante verme entre chiquillos de 18 años y profesores con cargos electos en el consistorio granadino con tremendas faltas de rigor e incluso de ortografía (hasta yo las tengo ahora). Ahora voy a intentarlo de nuevo, me cogeré unas cuantas asignaturas de Antorpología y tendré una excusa para leer de nuevo, porque ya no lo hago (salvando los libros técnicos de mi profesión).
En realidad lo hago para poder tener algo que me ate, y no volver a salir pitando con la casa a cuestas a otra ciudad, simplemente por aburrimiento.